Page 4 - baluarte
P. 4

Hay ocasiones en las que oramos sin fe, llevados por el miedo, pensando que lo que
     pedimos es imposible porque no tenemos el control sobre ello. El miedo es una reacción
     humana. En realidad, no es malo en sí mismo, pues el miedo nos hace ver nuestra de-
     bilidad y nos ayuda a ser humildes. Ahora bien, lo que sí es malo es dejarnos dominar
     por el miedo, pues el miedo nos puede llevar al pecado, ya que a causa de nuestra vul-
     nerabilidad somos capaces de recurrir a cualquier cosa con tal de ser librados del temor
     que nos acecha. Es por ello que, cuando tenemos miedo, hemos de dirigir la mirada al
     lugar adecuado. Como David dice en el salmo 56: En el día que temo, yo en ti confío.
     (Sal. 56:3). La fe en el Señor echa fuera todo temor, pues el Señor es nuestro refugio.
     Como dice en el salmo 62: En Dios está mi salvación y mi gloria; en Dios está mi
     roca fuerte, y mi refugio. (Sal. 62:7). En esta confianza, oremos:
        Por toda la situación que ha desencadenado el coronavirus. Gracias a Dios
        vemos avances, pero el coronavirus no ha acabado y muchos están aún sufriendo
        sus estragos, no solo a nivel sanitario, sino también a nivel social y económico.
        Por las actividades de la iglesia. Podemos dar gracias a Dios porque ya se han
        consolidado los cultos del domingo por la mañana y el de oración, con un 70% del
        aforo. Damos gracias también por seguir manteniendo la comunión y por poder com-
        partir, a través de las nuevas tecnologías, salmos, himnos y cánticos espirituales
        (Ef. 5:19). Hemos de seguir orando para que podamos tener más reuniones y más
        hermanos se puedan congregar. Tengamos en cuenta también las actividades que
        se llevarán a cabo con motivo del 90 aniversario de la iglesia, que todo sea para la
        gloria del Señor.
        Por la Iglesia perseguida. La situación es urgente en Afganistán. Los medios de
        comunicación hacen énfasis en la situación de las mujeres (que es verdaderamente
        terrible), pero los cristianos también serán grandes perjudicados con el ascenso de
        los talibanes. Ya antes de esta situación, según Puertas Abiertas, Afganistán era el
        segundo país más peligroso para los cristianos. Ahora, con el aumento de la intran-
        sigencia, puede superar al régimen de Corea del Norte.
        Por la situación política a nivel mundial. Que el Señor guíe a los gobernantes
        en estos tiempos llenos de incertidumbre y confusión.



     Debemos seguir orando por el pleno restablecimiento de nuestro hermano Josep Agut,
     así como por la recuperación de nuestra hermana Rosa Rodríguez. No nos olvidemos
     tampoco de Rosa Caballero, hija de nuestros hermanos Alberto Caballero y Rosario
     Agut, que sigue con su tratamiento; y también de los yernos de nuestro hermano Juan
     Lerma.
     La situación sanitaria que estamos viviendo es muy delicada, por lo que no podemos
     cesar de interceder por el resto de hermanos que componen la amplia lista de enfermos
     de nuestra congregación: Maruja Coronado, Tere Borrás, Juan Federico, Conchita
     de la Vega, Paco Montes, Jutta Hajek, Roser Fernández, María Cuscó,  Antonio
     Castillo, Joana Puig, Josefina Medina y Orlando (hijo de nuestra hermana Reina
     Isabel).
   1   2   3   4   5   6   7   8