Page 4 - baluarte
P. 4

Cuando oramos, nos estamos dirigiendo ni más ni menos que al único Dios verdadero,
     al Dios omnipotente que hace todo aquello que está conforme a su voluntad (Sal.
     135:6), al Dios tan grande que ni los cielos de los cielos pueden contener (1 R. 8:27, 2
     Cr. 6:28); pero al mismo tiempo, al Dios de amor y de misericordia que dio su Hijo
     amado para que nosotros pudiéramos ser hechos hijos suyos. Realmente es un privilegio
     poder dirigirnos al Dios omnipotente y misericordioso; y no solo el dirigirnos, sino el
     poder llamarle Padre. Hay personas que darían una fortuna por tener una cita con un
     artista, con un deportista o con alguien influyente. ¡Y nosotros podemos tener comunión
     con el Rey de reyes y Señor de señores! Además, este privilegio no lo tenemos limitado
     a una cita o a unos breves momentos, sino que podemos acudir al Señor en oración en
     cualquier momento. Por eso nuestra ocupación y nuestra confianza deben ser las del
     salmista: Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré, y él oirá mi voz. (Sal.
     55:17). En este sentir, oremos:
        Por toda la situación que ha desencadenado el coronavirus. Gracias a Dios
        vemos avances, pero el coronavirus no ha acabado y muchos están aún sufriendo
        sus estragos, no solo a nivel sanitario, sino también a nivel social y económico.
        Por las actividades de la iglesia. Podemos dar gracias a Dios porque ya se han
        restablecido - salvo la Hora Feliz - todos los cultos. Oremos para que todo lo que ha-
        gamos sea para la gloria de Dios, y sirva para propagar en nuestro ámbito de acción
        el mensaje de salvación. Tengamos en cuenta también las actividades que se llevarán
        a cabo con motivo del 90 aniversario de la iglesia, dando gracias a Dios por su fide-
        lidad.
        Por la Iglesia perseguida. Hay temor al incremento de las persecuciones por el
        reciente acuerdo bilateral de cooperación entre China y el régimen talibán de Afga-
        nistán. A pesar de ser un destino turístico, la cuna de la Primavera Árabe y tener la
        imagen de ser el país más abierto de la región, lo cierto es que en Túnez los cristianos
        son objeto de constantes abusos. En la India, el partido nacionalista hindú que está
        en el gobierno no cesa de buscar excusas para perseguir a los cristianos.
        Por la situación política a nivel mundial. Que el Señor guíe a los gobernantes
        en estos tiempos llenos de incertidumbre y confusión.



     Debemos redoblar esfuerzos en oración intercediendo por la delicada situación de nues-
     tro hermano Josep Agut, así como por su esposa Montse Rebollo en estos momentos
     de dura prueba. No nos olvidemos tampoco de Rosa Caballero, hija de nuestros her-
     manos Alberto Caballero y Rosario Agut, que sigue con su tratamiento; ni de los yernos
     de nuestro hermano Juan Lerma.
     La situación sanitaria a causa del coronavirus sigue siendo delicada, por lo que no po-
     demos cesar de interceder por el resto de hermanos que componen la amplia lista de
     enfermos de nuestra congregación: Rosa Rodríguez, Maruja Coronado, Tere Bo-
     rrás, Juan Federico, Conchita de la Vega, Paco Montes, Jutta Hajek, Roser
     Fernández, María Cuscó, Antonio Castillo, Joana Puig, Josefina Medina y Or-
     lando (hijo de nuestra hermana Reina Isabel).
   1   2   3   4   5   6   7   8