Page 3 - baluarte
P. 3

INFIERNO


            ehena es  la  palabra  griega   Más adelante este lugar fue profanado
            que se traduce por infierno. Se  por el rey Josías cuando emprendió la
     Gtrata  de  una  grecización  del      reforma religiosa y lo convirtió en un
     arameo gehinnam que, a su vez, pro-    estercolero al que iba a parar la basura
     cede  del  hebreo  gehinnom.  El  tér-  de Jerusalén, los cadáveres impuros,
     mino se refería originariamente a un   así  como  los  animales  que  morían.
     valle al sur de Jerusalén, el "valle del  Posteriormente recibió el nombre de
     hijo (o de los hijos) de Hinom” (Jos.  tofet (lugar de cremación, quemadero
     15:8, 18:16, Is. 31:9; 2 Cr. 33:6). En  o "inmundicia") siendo considerado un
     este  valle  se  había  rendido  culto  a  lugar inmundo. Al haber predicho Jere-
     Baal Melek o Moloc. El rey Acab ha-    mías que Dios iba a juzgar este lugar,
     bría sido el primero en hacer pasar allí  en el futuro sería conocido como "Valle
     a sus hijos por el fuego en honor de la  de la Matanza" (Jer. 7:32). No es ex-
     falsa divinidad (2 R. 16:3, 2 Cr. 28:3),  traño que con todas estas ideas fuera
     así como Manasés (2 R 21:6), siendo    considerado como un símbolo del cas-
     este culto una de las causas del cas-  tigo eterno. Jesús usó esta expresión
     tigo de Judá (Jer. 32:35).             para referirse a la condenación eterna
                                            de los impíos (Mt. 5:22,29; 18:9, 10:28;
     El nombre del valle (Hinom) es una     Mr. 9:43;Lc. 12:5, Mt. 23:15,33; Stg.
     alusión al nombre del antiguo propie-  3:6 ).
     tario jebuseo. Según parece, Hinom
     significa  "gemido",  con  lo  que  Ge-
     Hinom (valle de Hinom) tuvo pronto la                       Pedro Puigvert
     resonancia simbólica de "valle del ge-
     mido" y podría ser que Jeremías alu-
     diera  a  esta  influencia  en  su
     predicación profética de manera para-
     lela a como lo había hecho Isaías (Jer.
     7:31-33, 19:4-7, Is. 66:24). De ahí que
     también este valle se transformó en
     un símbolo del pecado y la miseria,
     razón por la que la palabra Gehena
     llegó a ser usada como designación
     para el fuego escatológico del infierno
     y para el lugar del castigo final.
   1   2   3   4   5   6   7   8