Page 3 - baluarte
P. 3

JESUCRISTO

           s    la  unión  única  de  un  nombre  ha sido solemnemente ungido para des-
           Jesús y un título Cristo, para formar  empeñar un cargo. La forma helenizada es
     Euna palabra nueva: Jesucristo. Ie-    messías,  solo aparece dos veces en el
     sous es la forma griega que resulta de la  NT griego (Jn. 1:41; 4:25) y se refiere a
     transcripción del nombre judío Yesu’a, al  Jesús de Nazaret. El testimonio del NT re-
     que se añadió una sigma (s) final para  lativo a Jesús de Nazaret es “cristológico”.
     hacer posible su declinación. Por lo que  Siempre que se habla de Jesús, se le trata
     parece este nombre se generalizó en la  como Cristo (Mesías). Esto es debido a
     época del exilio babilónico en lugar del  que en todo el NT el mesianismo ya no
     más antiguo Yehosu’a (Josué). En la ver-  está a la expectativa, sino bajo el signo del
     sión de los Setenta tradujeron el nombre  cumplimiento. Sin embargo, la mirada se
     de manera uniforme Iesous. El nombre   dirige también al futuro. Porque aquel a
     Jesús estuvo bastante extendido en el ju-  quien se espera, como alguien que ha de
     daísmo de Palestina, tanto en la época  venir, es en realidad alguien que regresa
     anterior  a  Cristo  como  en  los  primeros  porque ya ha venido en humillación, pero
     tiempos de la era cristiana. Flavio Josefo,  volverá en gloria y poder. El nombre de Je-
     el famoso historiador judío del siglo I d.C.,  sucristo abarca para la cristiandad mucho
     en  su  obra  Antigüedades  en  lengua  más que la mesianidad de un cierto Jesús
     griega, cita por lo menos a diecinueve per-  de Nazaret, en el que Dios cumplió las pro-
     sonas que llevaron este nombre y de ellos  mesas hechas a los patriarcas. Para el NT,
     la mitad son contemporáneos de “Jesús,  toda la salvación, que Dios había planeado
     el llamado Cristo” (Ant.XX 200).       y dispuesto para el mundo, está ligada a
                                            Jesús, en cuanto Cristo. En Jesús, que es
     En el NT, se sigue la misma forma, pues  el Cristo, habita la plenitud de la divinidad
     el nombre Jesús estaba muy extendido   (Col. 2:9) para salvación de todos aquellos
     entre los judíos del tiempo de Jesús de  que colocan en él su confianza y se apro-
     Nazaret y de sus discípulos. Por ejemplo,  pian los frutos de su muerte y resurrección
     en el tercer evangelio (Lc.3:29) en el árbol  (Ro. 4:24-25).
     genealógico  de  Jesús  un  antepasado
     suyo lleva este nombre. En Col. 4:11 se                        Pedro Puigvert
     menciona a Jesús, un judeo-cristiano, el
     cual según la costumbre de la época, lleva
     un  segundo  nombre  no  semita,  Justo.
     También es comprensible que el líder he-
     breo Josué aparece con el nombre Jesús
     (Hch. 7:45; He. 4:8) literalmente, aunque
     en RVR60 se haya puesto Josué.

     En cuanto a Jristós (Cristo), corresponde
     al hebreo masiah y designa a alguien que
   1   2   3   4   5   6   7   8