Page 1 - baluarte
P. 1

...columna y baluarte de la verdad.                 1ª Timoteo 3:15
     Boletín bimestral de la Iglesia en Avd. Mistral, 85-87 de Barcelona  Julio-Agosto 2022  nº 91
                 editoriaL                  ha producido en nosotros el nuevo naci-
       ANHELO POR ORAR A DIOS               miento.
        l anhelo no es un simple deseo, es una  Esto debe llevar a examinarnos a nosotros
     Epretensión muy profunda. El anhelo es  mismos. ¿Sentimos realmente el anhelo
     la  voluntad  en  acción,  es  el  reconoci-  por los tesoros celestiales? En muchos de
     miento de una necesidad que lleva a la ac-  nosotros el fuego arde demasiado poco.
     ción de buscar su satisfacción.
                                            El  calor  apasionado  del  alma  ha  sido
                                            transformado en una tibieza muy evidente.
     El hambre es un activo sentido de necesi-  Deberíamos  recordar  que  esta  fue  la
     dad física. El hambre impulsa la necesidad  causa central de la triste condición de la
     de pan, la búsqueda de alimento para ser  iglesia de Laodicea: Porque tú dices: Yo
     saciada. En igual manera, la conciencia de  soy rico, y me he enriquecido, y de nin-
     nuestra necesidad espiritual crea el an-  guna cosa tengo necesidad; y no sabes
     helo, y el anhelo nos lleva a la oración, a  que tú eres un desventurado, misera-
     clamar por la satisfacción que Dios mismo  ble, pobre, ciego y desnudo. (Ap. 3:17).
     nos ha prometido: Bienaventurados los  Estas palabras del Señor fueron dolorosas
     que  tienen  hambre  y  sed  de  justicia,  para la iglesia de Laodicea, así como lo
     porque ellos serán saciados. (Mt. 5:6). 
                                            son para nosotros. Pero el Señor tiene un
                                            propósito con ellas: Yo reprendo y cas-
     El anhelo por las cosas espiriruales es la  tigo a todos los que amo;  sé, pues, ce-
     evidencia de un nuevo nacimiento, pues  loso, y arrepiéntete. He aquí, yo estoy
     brota del alma renovada. Dice el apóstol  a la puerta y llamo; si alguno oye mi
     Pablo: De modo que si alguno está en   voz y abre la puerta, entraré a él, y ce-
     Cristo, nueva criatura es; las cosas vie-  naré con él, y él conmigo. Al que ven-
     jas pasaron; he aquí todas son hechas  ciere, le daré que se siente conmigo en
     nuevas. (2 Co. 5:17). En esta nueva vida,  mi trono, así como yo he vencido, y me
     ya  no  deseamos  las  cosas  del  mundo,  he sentado con mi Padre en su trono.
     sino  que  anhelamos  crecer  espiritual-  (Ap. 3:19-21).
     mente: Desechando,  pues,  toda mali-
     cia, todo engaño, hipocresía, envidias,
     y  todas  las  detracciones,  desead,                E.M. Bounds
     como niños recién nacidos, la leche es-    (adaptado de La necesidad de la oración)
     piritual no adulterada, para que por ella
     crezcáis para salvación, si es que ha-
     béis gustado la benignidad del Señor.
     (1 P. 2:1-3). La ausencia de este anhelo
     por las cosas de arriba es síntoma de de-
     jadez espiritual, o peor aún, de que no se
   1   2   3   4   5   6