Església Evangèlica
av. Mistral, nº 85-87
08015-Barcelona
Email:
tel.: 93 372 1632

Estudios


 

Conferencias

 

El boletín de la iglesia


 
Boletín Verdad Viva
 

Palabras de vida

 

Salva pantalles

Clic aqui
Para descargar este salvapantallas gratuito con un verso bíblico en cada paisaje.

HOY OS HA NACIDO UN SALVADOR
(evangelio de Lucas 2:11)

El mensaje del ángel del Señor a unos sencillos pastores que pasaban la noche en el campo turnándose para cuidar sus rebaños, constituye una hermosa buena nueva, es decir, evangelio, no sólo para aquellos que lo escucharon la primera vez, sino para todos los seres humanos a lo largo de la historia. Con la encarnación del Hijo de Dios daba comienzo el propósito eterno del Señor de salvar a la humanidad que culminaría en una cruz unos treinta y tres años más tarde. Si queremos descubrir el verdadero significado de la Navidad no podemos pasar por alto estos hechos que se relacionan entre sí: Cristo vino a este mundo a morir por los pecadores.

El mundo en el que Jesús nació
El imperio mundial entonces era el romano y Judea estaba bajo su dominio. Después de muchas vicisitudes apoyaron a Herodes como rey de la provincia de Judea. Éste era un personaje siniestro que había descollado desde su adolescencia como un hábil administrador que se ganó la alabanza de los oficiales romanos. Después de contraer matrimonio con Mariamna, el amor de su vida, al poco de conquistar Jerusalén y aplastar a sus enemigos se dejó llevar por falsos informes que se referían a la infidelidad de su esposa que él creyó, a la que finalmente hizo asesinar. La fundación del imperio (27 a.C.) bajo Octavio, que asumió el título de Augusto coincidió con lo que se conoce como la pax romana que trajo alivio al mundo después de muchas guerras en las provincias y de lucha por el poder en Roma. Las condiciones eran favorables para la restauración de las comunidades destruidas en Palestina y para nuevos proyectos a los que el rey se entregó. El templo fue restaurado y ampliado y se hizo famoso en todas partes debido a su belleza Ha pasado a la historia como Herodes el Grande. Además del templo, se encontró Jesús con la sinagoga, una institución que se originó durante la cautividad babilónica. Aportaba un lugar de reunión semanal y aun diario para la comunidad judía local. Otra institución era el sanedrín o concilio, una corte de justicia además de sus otras funciones legislativa y ejecutiva. En el judaísmo había varios partidos: los fariseos, los saduceos y los esenios, aunque éstos no se citan en el NT. Un lugar importante lo ocupaban los escribas y los sacerdotes. Con estas breves pinceladas tenemos una idea del mundo que se encontró Jesús al nacer.

¿Cuándo nació Jesús el Salvador?
No hay ningún pasaje en el NT que nos informe de la fecha del nacimiento de Jesús o nos hable sobre su celebración. Entonces ¿por qué conmemoramos el 25 de diciembre, al que llamamos día de Navidad, como el de su nacimiento? Resumiendo mucho diremos que la Navidad se empezó a celebrar oficialmente el 25 de diciembre del año 325 d.C. para contrarrestar las influencias de las costumbres paganas conocidas como Saturnales en honor de Saturno, divinidad identificada con el tiempo, que tenían lugar del 17 de diciembre hasta final de mes. Constantino, a la vez que decretaba el domingo como día festivo dio pie a que los cristianos sacralizasen el 25 de diciembre para conmemorar el nacimiento de Jesús. Sin embargo, en la actualidad, las fiestas de Navidad se parecen mucho más a las saturnales que a su espíritu primario de recordar la encarnación del Hijo de Dios. Durante las saturnales, que eran días de vacaciones, se organizaban sorteos, las guerras se interrumpían, los esclavos podían sentarse a la mesa con sus amos y los ciudadanos romanos se felicitaban unos a otros. Además, como cuenta un escritor de la época durante el mes de diciembre los productos alimenticios se obtenían a precios mucho más altos que el resto del año. Las bacanales eran frecuentes y muchos ancianos morían por los excesos Actualmente, mucho antes de Navidad empieza a funcionar el mercadeo con los anuncios televisivos de juguetes, turrones, bebidas alcohólicas y toda clase de productos para celebrar (¿?) el nacimiento de Jesús.

La salvación que nos trae Jesús.
Recordando el advenimiento de Jesús, el apóstol Pablo dice: "llegado el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo nacido de mujer, nacido bajo la ley para rescatar a los que estaban bajo la ley, a fin de que fuéramos adoptados como hijos" y El Señor Jesucristo empezó su ministerio con estas palabras diciendo: "El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos y creed en el evangelio". En el reloj de Dios había un tiempo que había sido decidido desde antes de la fundación del mundo, en el seno del consejo divino, en que el Hijo de Dios tenía que venir a este mundo tomando forma humana para redimir o rescatar a los hombres condenados a causa de su naturaleza pecaminosa . El precio del rescate tenía que ser la vida de Jesucristo, por eso cuando conmemoramos su nacimiento no podemos separarlo de su obra redentora porque en esto consiste el evangelio, una buena nueva de Dios para los hombres que éstos deben recibir con arrepentimiento y fe que son los dos requisitos fundamentales para obtener la salvación. A Jesús se le llama Salvador porque él vino a redimir a su pueblo de sus pecados. Todos estamos perdidos y necesitamos un Salvador, algunos lo hemos encontrado ya y hemos recibido la vida eterna. Tú, querido lector, debes atender a las palabras de Jesús, arrepintiéndote de tus pecados y creyendo en él entregarle tu vida para recibir la salvación gratuitamente de su mano aunque a él le costó su vida.

Conclusión
Navidad es un tiempo en que podemos sustraernos del bullicio de este mundo, de las continuas llamadas de las luces que nos incitan al despilfarro para recordar que hace algo más de veinte siglos, Dios envió a su Hijo al mundo naciendo en una mísera cuadra en el pueblo de Belén con el propósito de que fuera nuestro Salvador. Cuando sucede esto, la alegría inunda nuestro corazón, como a los pastores de Belén, porque tú habrás nacido de nuevo siendo una criatura nueva y Cristo habrá nacido en tu corazón.

Pedro Puigvert