Església Evangèlica
av. Mistral, nº 85-87
08015-Barcelona
Email:
tel.: 93 372 1632

Estudios


 

Conferencias

 

El boletín de la iglesia


 
Boletín Verdad Viva
 

Palabras de vida

 

Salva pantalles

Clic aqui
Para descargar este salvapantallas gratuito con un verso bíblico en cada paisaje.

LÁZARO,, ¡¡SAL FUERA!!

Con esta exclamación Jesús obró el más notable de los milagros de su ministerio terrenal, la resurrección de un hombre en estado de descomposición. Su amigo Lázaro había enfermado, muerto y fue sepultado. Al cabo de cuatro días llegó el Señor a la casa familiar donde estaban las hermanas del difunto acompañadas de muchos amigos que habían ido a darles el pésame. Nos preguntamos porqué después de tantos días todavía el hogar de Lázaro estaba lleno de amigos, cuando en Palestina por el clima sepultaban a los muertos con rapidez, generalmente el mismo día de su muerte.

El duelo judío
En la casa de duelo se observaban algunas costumbres. Mientras el muerto estuviera en cuerpo presente estaba prohibido comer carne y beber vino, ponerse las filacterias o dedicarse al estudio. No se preparaba comida en la casa. En el momento de ser sacado se ponían al revés los muebles y los que estaban de duelo se sentaban en el suelo o en taburetes. Al volver del entierro se servía una comida que habían preparado los amigos de la familia. Consistía en pan, lentejas y huevos duros que simbolizaban la vida que va avanzando hasta la muerte. El duelo duraba siete días, de los que los tres primeros se los pasaban llorando. Durante esta semana estaba prohibido ungirse, ponerse calzado, dedicarse a los negocios y ni siquiera lavarse. Al cabo de los siete días de duelo seguía un mes de luto riguroso. Cuando Jesús llegó a la casa de Betania se encontró con este cuadro.

Jesús en la tumba de Lázaro
El Señor pidió ir a la tumba donde había sido depositado el muerto. Cuando se acercaban al sepulcro Jesús lloró y al abrirlo se conmovió, dos rasgos que nos muestran que además de ser Dios era Hombre Habitualmente las sepulturas se practicaban en un hueco efectuado en una roca. En la entrada se depositaba el féretro al principio. En el fondo había una cámara en la que se habían cortado ocho espacios en la roca. Los cuerpos se envolvían en una mortaja, pero los brazos y las piernas se liaban aparte con una especie de vendas y la cabeza se cubría también por separado. La tumba no tenía puerta, se colocaba enfrente de ella una piedra grande redondeada que quedaba fijada a una ranura.

La nueva vida en Cristo
Antes de pronunciar las palabras del título, Jesús oró buscando la gloria de Dios. Cuando Jesús dio la orden que la muerte no puede resistir, Lázaro salió. Podemos imaginarnos la escena de un cuerpo vendado pugnando por salir. Por eso mandó que le quitaran las vendas para dejarle libre. Este hombre ilustra perfectamente a cada ser humano en el plano espiritual. Tú y yo, todos nosotros, estamos muertos en nuestros pecados, atados por vendas que nos esclavizan y sólo un poder superior puede librarnos de esta condición. Por eso vino Cristo al mundo para librarnos de la muerte espiritual y darnos una nueva vida en él. De ahí que tuvo que pasar por el sufrimiento y la muerte para satisfacer la justicia de Dios que nos condena eternamente. Para pasar de muerte a vida, tenemos que arrepentirnos de nuestros pecados y creer en Cristo como nuestro Salvador y liberador si queremos ser genuinamente libres.

Conclusión
La buena nueva del evangelio consiste en señalarnos primero nuestra condición de perdidos y muertos espiritualmente. Cuando reconocemos esto y que por nosotros mismos no podemos cambiar la situación, nos queda ir a Cristo y beneficiarnos de las riquezas de su gracia que emanan de la cruz donde murió por nosotros. Lázaro, estuvo muerto y volvió a vivir. Tú también puedes tener nueva vida si acudes a Cristo con fe.

Pedro Puigvert