Església Evangèlica
av. Mistral, nº 85-87
08015-Barcelona
Email:
tel.: 93 372 1632
El boletín de la iglesia
Estudios
Selección de sermones
Conferencias
Boletín evangelístico
Boletín Verdad Viva
Opinión
 

EL LIBRO DEL PROFETA JOEL

Sabemos muy poco de la vida de Joel. Su padre se llamaba Petuel, el cual puso a su hijo un nombre que significa “Yahweh es Dios” que es toda una confesión de fe, por lo que debía ser un hombre piadoso. No se menciona el lugar de su nacimiento ni tampoco la educación que recibió. Sin embargo, el libro muestra que tenía una gran capacidad para la escritura y esto es  indicio de haber recibido una esmerada educación pues está escrito en un estilo claro, brillante, vigoroso, lleno de figuras de lenguaje y expresiones dramáticas.

Por el texto podemos suponer que de joven presenció la invasión de una terrible plaga de langostas, ya que como hemos leído hace de ella el tema del primer capítulo y la base que ilustra el resto del libro. (Esta plaga no sirve para poner fecha al libro, porque hubo muchas en Palestina a lo largo de los siglos. En la obra Historia Natural, Instituto Gallach, Barcelona, 1929, vol. 2, pp. 152-156, se describe el impacto de las plagas de langostas en estos términos: “No es preciso acudir a la antigüedad en busca de datos referentes a los daños de las langostas, pues sus plagas han sido muy frecuentes en épocas más cercanas a nosotros.

En 1835, China fue devastada por los Acrídidos. Los campos quedaron pelados; las cosechas almacenadas y encerradas en las granjas, consumidas en gran parte; los habitantes aterrados  huían de todos los lugares en dirección a las montañas. En casi toda España, en años más recientes, 1900 a 1901, se evaluó la superficie infestada en 214.000 hectáreas, repartidas en numerosas provincias. De 1910 a 1912, la plaga fue también muy enorme en los Estados Unidos, los daños producidos han sido muy considerables en varias ocasiones, pero sobre todo en 1874, año en que hubo una de las invasiones más desastrosas de que existe recuerdo en la historia de aquella nación”. También en 1915 hubo otra en Palestina).

Así como había castigado Dios a Israel con esta terrible plaga, en el futuro les daría un correctivo mayor cuando viniere del norte una nación que les invadiría. El libro trata de la venida del día del juicio, porque el pueblo había ofendido a Dios pecando gravemente. El honor de Dios demandaba una reparación y era necesario que el pueblo se entregase a la oración, al ayuno y al arrepentimiento, si querían escapar de la ira venidera.  

Pedro Puigvert

 

 

Puede descargarse el estudio completo Libro del profeta Joel